Existen diversos dotes de liderazgo, cada uno con un valor igual de importante que la otra, los grandes líderes siempre se han caracterizado en poseer al menos 7 dotes de las diversas cualidades de liderazgo, lo bueno es que estos atributos se logran aprender, todo con la práctica, ser constante y repetitivo, a continuación te mencionare en este post los 7 habilidades que todo líder debe cultivar

  1. Percepción

Las personas que son muy sensibles con los demás y con lo que los rodea, pueden llegar a aprovechar esta habilidad a su favor, llegando a convertirse en personas muy perceptivas, pues ellos tienen ese don de comprender y analizar de manera más profunda que el resto, me refiero a que los líderes tienen una percepción amplia de todas las cosas, una idea clara hacia a donde se dirigen y que es lo que quieren lograr.

Nota: las personas perceptivas siempre están llenas de pensamientos interesantes, su cerebro es muy activo, siempre están analizando posibilidades, razones, planes y soluciones.

  1. Valentía

La valentía y el coraje son cualidades que todo líder debe poseer, una persona con estos dotes es capaz de arriesgarse donde otros solo tiemblan de miedo e incertidumbre, no saber qué hacer al respecto, tener este dote significa que la persona está dispuesto a asumir riesgos en el transcurso de sus logros.

Nota: todo líder asume riesgos y no tiene garantía de éxito, arriesgarse también conlleva a fracasos, así que tienes que ser fuerte y valiente para asumirlos.

  1. Rectitud

Ninguna empresa o la misma sociedad aceptara a personas deshonestas y sin honor, los grandes líderes tienen esta cualidad innata, pues para ellos su honor es muy importante y está en juego a cada momento, son muy rectos, siempre viven tranquilos, no tienen miedo a nada porque no tienen nada que ocultar, harán siempre lo correcto y no tendrán sentimientos de culpa.

Nota: la honestidad es el valor fundamental que te brindara la confianza necesaria para el éxito en cualquier negocio o empresa.

  1. Humildad

Los buenos líderes son también humildes, nunca serán preponderantes, esta cualidad es de los más raros hoy en día, los rasgos que presenta un buen líder con este dote son: si admitirá que se equivoca, no se siente amenazado reconociendo el valor de los demás, su nivel de autoconfianza y seguridad se mostraran ante estos hechos  y darán crédito de ello.

Nota: la humildad no significa ser débil, admite que no sabes todas las respuestas, reconoce tus errores, es buen indicio de que eres humilde.

  1. Planificación

Los grandes líderes son unos maestros de la planificación estratégica, se adelantan a hechos que ni siquiera han ocurrido, se anticipan con sus ideas a sus demás competidores, hacer el primer movimiento dentro del mercado te dará una ventaja considerable sobre los demás, siempre están en constante seguimiento del mercado, que es lo que ocurre hoy, mañana, aquí de un mes, un año, etc.

Los líderes con esta habilidad siempre están orientados al futuro, planificando y haciendo realidad sus ideas.

Nota: si tienes  alguna visión de algún negocio en tu cabeza, que no se quede ahí, hazlo realidad, planifica muy bien como realizaras ese negocio.

  1. Interés

Los líderes siempre están interesados en las necesidades que cada situación les exige, se enfocan en los resultados que deben lograr ellos, los de su entorno y la empresa donde trabajan.

Tienen la habilidad de tomar decisiones con certeza, se interesan en las fortalezas de las personas que trabajan en la empresa y los ayudan a seguir mejorando, siempre trabajan con una actitud positiva ante las peores circunstancias, no se estancan pensando si fracasaron o no, siguen siempre enfocados en lograr ser exitosos.

Nota: todo líder muestra preocupación por el proyecto o trabajo en el que este, vive interesado en el próximo paso que darás para alcanzar tus metas y sueños, quita las distracciones que te alejan de tus sueños.

  1. Cooperación

Los grandes líderes no trabajan solos, tienen a un grupo trabajando con ellos, cooperando entre sí mismos para llegar al éxito, un líder es aquel que guía y ayuda a su entorno de trabajo, pues ningún proyecto grande se hace con una sola persona sino con un grupo de personas altamente seleccionadas.

Los buenos líderes se llevan bien con cada persona, dentro de su ambiente laboral todos los días, aprovechando la cooperación y el compromiso de los demás.

Nota: un líder nunca está solo, siempre está rodeado de personas que lo admiran y aprecian, lo siguen porque así lo desean.