El tiempo es el único recurso que poseemos, si has sentido que no te alcanza el tiempo para realizar tus actividades, déjame decirte que sacar el máximo provecho a las horas si se puede lograr y a continuación te diré como puedes conseguir optimizar tu tiempo con estos simples pasos:

  1. Registra en una agenda

Apunta tus actividades en una agenda, distribúyelas en un orden de importancia, hay algunas tareas que son mucho más importantes que otras, además trázate un tiempo para realizarlas y al finalizar la tarea táchala de tu lista, sentirás la satisfacción de haberlas terminado.

Recuerda que debes cumplir con tus tareas asignadas, por eso no debes sobrecargarte porque al final del día cuando hayas revisado tu agenda y veas que aún faltan terminar algunas te sentirás mal, es mejor empezar por pocas y luego ir aumentando tareas.

  1. Aleja los distractores

Aparta los distractores como celulares, Tablet, cierra el correo electrónico, redes sociales o cualquier cosa que te desconcentre, enfócate en terminar tu trabajo hasta el final.

  1. Se ordenado

Tanto en las tareas anotadas en tu agenda como en tu oficina o lugar de trabajo, ya que al momento de trabajar será mucho más fácil encontrar todo lo que buscamos si mantenemos un lugar ordenado además de permitirnos estar mucho más cómodos, imagínate que vas a tu trabajo y ves todo sucio y desordenado, lo más probable es que nos reste energía.

  1. Delega

Existen tareas las cuales nos requieren mucho tiempo, para esto tienes que aprender a delegar a personas de tu equipo, a veces tenemos el mal concepto de que nadie lo hace mejor que nosotros, quítate esa idea de la mente, no puedes hacer todo tu solo, existen personas que hacen un excelente trabajo. En el caso de que trabajes solo tendrás que contratar a personas.

  1. Tiempo de mayor utilidad

Existen momentos que son mejores para nosotros, dependerá de ti reconocer cual es, por ejemplo, para algunos son las primeras horas del día, ya que nuestro cuerpo está mucho más receptivo, para otros es por las noches porque tienen la mente más clara. Cuando hayas reconocido cuáles son las horas de más utilidad lo mejor es que las adecúes para iniciar tareas de mayor importancia.

  1. Busca un lugar apropiado

Por ejemplo, si deseas implementar el hábito de la lectura en tu vida tendrás que buscar el lugar correcto para alejarte de distracciones. Si estás en tu casa lo más probable es que no lo consigas, porque existen miles de distractores en ella, como familia, tv, mascotas, etc. Lo más correcto es que encuentres un lugar donde te sientas cómodo y libre de distracciones, como es el caso de una biblioteca. Y no solo la lectura puede ser cualquier hábito que quieras poner en práctica.

  1. Utiliza la tecnología a tu favor

Existen muchas aplicaciones que pueden ayudarte a recordar tareas y a organizar mejor tu tiempo, solo búscalas en internet y revisa los comentarios para que evalúes la que mejor se adapta a tus objetivos.  

  1. Di no sin temor

Solemos pensar que si decimos que no estaremos decepcionando a los demás y al final terminamos envueltos de tareas, se claro y di no sin temor, es mejor ser directo y terminar las tareas asignadas que sentirse mal por no hacerlas.

  1. Sé un imán de energía positiva

Para serlo debes eliminar todo lo que te resta energía como personas, situaciones. Nadie puede trabajar en un ambiente donde existen personas que se quejan de todo con pensamientos destructivos, aléjate lo más pronto posible. Se una persona optimista y ayuda a los demás a que también lo sean.

  1. Aliméntate y ejercítate

No tendrás energía y por ende productividad si no te alimentas de manera adecuada, aumenta tu consumo de frutas y verduras, especialmente en el desayuno, así podrás empezar tu día con una mejor actitud.

Recuerda también hacer deporte, puede ser una caminata, salir en bicicleta, un baile, lo que tú quieras, te sentirás con más energía y con mejor ánimo porque el ejercicio libera dopamina.  

Realízalos para que puedas ver los resultados, ser eficiente y más productivo te ayudara en diversas áreas de tu vida o solo en el trabajo, que esperas para sacar tu verdadero potencial.